Tipos de posicionamiento de marca

Cuando se habla del despegue de una marca, todos sabemos que existe un gran trecho que recorrer. Tienes que atravesar diversas etapas: la creación de un nombre, un logo, el eslogan, la identidad visual, e incluso más. No es muy alentador saber que éste es sólo el comienzo, ¿cierto? Por lo que te preguntamos, ¿ya has pensado en una estrategia de posicionamiento? De seguro que no, con todo ese ajetreo. Pero no te preocupes, hoy queremos echarte una mano, trayéndote los tipos de posicionamiento de marca.

 

En el mundo del marketing, se conoce por posicionamiento de marca, el lugar que ocupa un producto o servicio en la mente de sus consumidores. Dicho lugar le otorga a él mismo una distinción o relevancia en comparación a los otros productos de la competencia. Para lograrlo, se debe plantear una oferta que en consiguiente, cumpla con las expectativas prometidas al público.

Antes de elegir un tipo de posicionamiento

  • Evalúa a quién va dirigido tu producto, o en otras palabras, tu mercado objetivo.
  • Infórmate sobre las necesidades que tiene esta parte de la población y escoge el nicho que más les beneficie.
  • Estudia las ofertas de tu competencia con respecto a ese sector del mercado y desarrolla una que se diferencie.
  • No te vayas hacia los lados buscando más de un objetivo para tu marca.
  • Enfócate en una sola propuesta estable, y perfecciónala en el tiempo.
  • Analiza los atributos que mejor hagan reaccionar a tu target.
  • Identifica el aspecto que genere más relevancia y básate en él para promocionar tu marca.

Tipos de posicionamiento de marca

Atributo. Promueve la característica que hace tu producto diferente e incluso mejor que el resto. Evita excederte con varios atributos, para no perder fuerza en el mensaje.

Beneficio. Destaca a tu marca por lo que puedes ganar u obtener con ella.
Uso o Aplicación. Te posiciona en base a la eficacia en el empleo de tu servicio. Describiéndolo como el mejor por cómo y cuándo puede ser usado, su manejabilidad, facilidad de transporte, etc.

Calidad y precio. Se divide en dos estrategias: una, que te posiciona como el mejor ofreciendo mayor cantidad de productos a precios razonables. Mientras que la otra, se basa en exclusividad de un producto a un alto costo.

Competencia. Hace hincapié en la comparación de lo que hace mejor a tu marca, que la de la competencia. Esto podemos verlo en comerciales que muestran su producto superior a los genéricos (productos de limpieza, baterías, detergentes).

Opuesto. Sirve para dar a conocerse como una alternativa en el mercado, que puede solventar mejor las necesidades de las personas.

Problema. Fomenta el uso de una marca para solucionar un problema cotidiano de las personas, demostrando su utilidad y eficacia.

Estilo de vida. Ayuda a saciar los deseos superficiales de las personas. Tales como autos, productos de belleza, etc.

Sabiendo esto, ya estás listo para desarrollar tu estrategia de posicionamiento con la dirección que quieras darle a tu marca.

Rate this post

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *